Nacimientos y relatos de parto


Les damos la bienvenida a todos los nuevos seres que llegaron al mundo deseándoles una vida plena. Hemos incluído en esta lista sólo los nacimientos de los padres que ya se han comunicado con nosotros. Solicitamos a los que aún no lo hicieron nos contacten para así poder completarla.

Nombre de la mamá  Nombre del bebé  Fecha de nacimiento


2017

Gala Santini                       Carmina                    24/08/17
Carla Secco                        Malena                     21/08/17  
Jorgelina Guitart               Milo                          10/08/17
Lucila Couriel                    Felipe                       01/08/17
Maia Vinitzky                    Lyon                         01/08/17  
Aldana Torno                     Charo                       26/07/17
Denis Suaya                      Jazmin                      24/07/17   
Andrea Santamaría           Vicente                     15/07/17
Estefanía Chico                 Malena                    14/07/17
Sandra Decasper              Julieta                      07/07/17
Claudia Urtubey               Valentina                 07/07/17 
Deborah Vinitzky             Mila                         01/07/17 
Romina Gonzalez             Lara                         01/07/17
Romina Bernardele          Azul                          30/06/17
Violeta Juarez                   Dante                       26/06/17
Viviana Fumero                Agustín                    24/06/17 
M. Laura Palacios            Malena                    22/06/17 
Analía Orfila                     Eric                         20/06/17  
M. Inés Gabriel                Rafael                      19/06/17  
Deborah Talmasky          David                       10/06/17
Luciana Perez                  Guido                       09/06/17 
Luz Ledesma                    Fausto                      05/06/17   
Lucrecia Sanchez B.        Camilo                     30/05/17
Natalia Olive                    Facundo                   29/05/17
Veronica Gilotaux            Olivia                       26/05/17    
Romina Gonzalez             Santiago                  24/05/17  
Lucila Stancato                Agostina                   18/05/17 
Dana Levi                         Thiago                      16/05/17
Jessica Goldman             Camilo Simon          15/05/17
Moriana Pescador           Pilar                         11/05/17 
M. Luisa Piqué                Laia                          10/05/17  
Candela Taltavull            Lupe                         05/05/17
Flavia Bustos                    Vito                          03/05/17 
Florencia Pignataro         Cata                         24/04/17 
Valeria Thaler                  Ana                          24/04/17
Lucia Naselo                     Gunter                    22/04/17
Yanina Bondareva           Lucas                       21/04/17 
Verónica Leis                   Vicente                     19/04/17 
Victoria Enquin               Nina                         18/07/17 
Arelis Ruiz Arias             Catalina                   17/04/17
Maria Gay                        Manon                     14/04/17 
Carolina Magri                Isabel                       10/04/17  
Natalia Domenici             Lihuen                     02/04/17
Cynthia Petricek              Luca                        30/03/17  
Hayley Henderson           Matilda                    27/03/17  
Carolina Maniowicz        Juana                       09/03/17
Florencia Barral              Juliana                     07/03/17 
Natalia Cabrera                                                04/03/17
Carla Paparella               Aida                          22/02/17
Carolina Ciaglia              Faustina                   22/02/17  
Grisel Alpañes                Sofia                          14/02/17
Nashira Sucaria              Simón                       13/02/17
Maria Belizán                 Santiago                   08/02/17
Laura Campos                Azul                          30/01/17  
Iara Silitti                       Luna                         25/01/17
Claudia Garcia               Valentina                  24/01/17
Juliana Ramirez G.         Eloísa                       08/01/17  


2016
Solange Geuna               Santiago                   20/12/16
M. Fernanda Leone       Camila                      16/12/16
Belen Belardini              Raquel                      16/12/16 
Maiza Da Fonseca          Catalina                   16/12/16
Mariana Langolt            Mila                        16/12/16
Melisa Britos                  Emma                     15/12/16   
Virginia Luccanera         Facundo                  15/12/16 
Gabriela Marcel             Emilia                     10/12/16
Maive Arrieta                 Benjamin                1/12/16  
Ana Pastore                   Nahuel                     27/11/16  
Glenda Feldfeber            Luana                     24/11/16
Cecilia Izaguirre             Hipólito                   19/11/16
Estefania Gil                  Donatella                 23/11/16
Xoana Corradi                India                       21/11/16
Silvia Guidobono            Ignacia                    15/11/16
Albertina Tozzini            Dante                      11/11/16 
Denise Mizrahi                Valentin                   6/11/16  
Florencia Diaz V.            Timoteo                   02/11/16
Mayra de Mizrahi           Lior                        29/10/16   
Silvina Rossi                  Genoveva                 24/10/16
Sol Frers                        Félix                        22/10/16
Katharine Ferreira         Theo                        17/10/16
Dana Rosenzvit              Fidel                         31/10/16
Pamela Valdez               Silvestre                    01/10/16  
Marion Klotz                 Lou                          30/09/16    
Deborah Velazquez         Delfina                     21/09/16

Jimena Moreira             Facundo                   10/09/16
Brenda Cohen Sabban   Charo                       08/09/16
Lucrecia Tuffano           Catalina                   08/09/16
Gabriela Pisoni              Benjamin                 06/09/16
Jenna Ellsworth             Carmen                   06/09/16   
Verónica Intile               Rocco                       05/09/16
Sheila Isaacson              Camila Sol               24/08/16
Luján Agusti                 Salvador                  23/08/16 
Alexandra Galeano G.    Antonia                   13/08/16 
Eugenia Morales            Genaro                    12/08/16
Agustina Bottoli             Martina                  09/08/16
Valeria Perez Margolis    Dante                      07/08/16
Guadalupe Ferrraro         Isabel                     07/08/16
Clara Ramirez                Junio                       05/08/16
Rocío Barcia                  Elena                       04/08/16
Melina Jajamovich          Juan                       04/08/16
Lucía Aguilar                 Vicente                    02/08/16
Vanesa Petrucco              Sofía                       31/07/16
Verónica Banzhaf            Victoria                   29/07/16
Camila Bercetche            Julieta                     22/07/16
Daniele Carletti               Martín                    19/07/16
Sonia Winner                  León                      19/07/16
Lucia Coria                   Lucia                     14/07/16
Chloe Bellows                Camila Rose          14/07/16
Fernanda Kobelinsky    Theo                        12/07/16 
Verónica Elizondo          René                      09/07/16
Maria Pilar Villa            Luciano                 07/07/16
Georgina Pizzabioche     Luna                     03/07/16  
Amanda Blitzer              León                     01/07/16      
Eleonor Martinez C.       Benjamin              01/07/16
Paula Maida                   Bruno                   24/06/16
Pia Giudice                     Lorenzo                10/06/16
Tatiana Goldman           Valentin                09/06/16
Ana Alonso                    Juan Bautista        07/06/16          
Carolina Lucchetti         Luca                      02/06/16
Ximena Restaino            Jordi                      24/05/16 
Majo Salmoiraghi          Olivia                     31/05/16
Maria Abos                    Felix                      21/05/16
Abigail Gutesman          Julieta                    17/05/16 
Silvia Lanza                   Bruno Tomás         16/05/16
Rocio Oranias                Santiago                 13/05/16
Paula Giuffrida             Emma                    10/05/16
Eliana Prott                  Noa                       9/05/16 
Ana Mora Estevez         Indi                       06/05/16 
Tamara Selvood            Theo                      4/05/16
Atrid Hoffman              Iñaki                     4/05/16
Carla Pantanali             Joaquina               2/05/16   
Victoria Arrieta             Astor                    30/4/16 
Viviana Grichner           Agustina               28/04/16
Mariel Mansilla             Malena Abril        28/04/16
Julia Carrión                 Charo                   26/04/16
Patricia Sanchez            Milo                     23/04/16 
Marina Tibabuzo          Santiago               24/04/16
Daniela Cortés               Theo                     19/04/16
Marlene Dobry              Dalia                     18/04/16   
Candelaria Lopez L.      Micaela                 18/04/16
Marlene Dobry              Dalia                     18/04/16
Natasha Buckland         Oliver                    17/04/16  
Greta Weinschelbaum    Sol                        06/04/16
Maricel Carbajo            Sofia                     31/03/16  
Samantha Rivara          Sara Luna             21/03/16  
Ines Alderete Pages       Donato                  20/03/16 
Valeria Alcibar              Ciro                       18/03/16
M. Alejandra Garcia     Guillermina           18/03/16  
Bárbara Alvarez            Delfina                  15/03/16   
Melina Zalcman            Teo                        13/03/16
Andrea Borro                Facundo                7/03/16
Agustina Cox                Camilo                  2/03/16
Enda Balina Pehulisa    Santiago               6/03/16
Joaqui Cerra                Caio                      10/3/16
Min Agostini                Cayetana               3/03/16           
Laura Cukierman         Matilda                 1/03/16
Laura Bonelli                Camilo                  29/02/16 
Judith Zapesochny        Julieta                   16/02/16 
Mariangeles Barrea       Aaron                   8/02/16
Karina Wainschnker     Ivana                    28/01/16
Yanina Mormann          Vito                      22/01/16
Mariana Cuetos            Vera                      23/01/16  
Evangelina Rodriguez    Juliana                 26/01/16
Yesica Sircovich             Jazmin                 22/01/16
          



Testimonios de nacimientos y experiencia de trabajo de parto


Nacimiento de Agostina
Hola chicas! 

Hace días que pienso en escribirles para contarles novedades, hacerme el tiempo no es tan fácil. 

Estoy super bien. Le escribi a Sil cuando me estaba internando, y en el primer monitoreo me encontré con una chica que también va a tobi. 

En total fueron casi 30 horas de trabajo de parto. Creo que no hubiera podido hacerlo sin todas las herramientas que aprendí en las clases. Me ayudó mucho la oooo, aaaaa, las posturas, y sobretodo la tranquilidad y confianza en mi cuerpo. 

Necesité un poco de oxitocina al final, y acepté la ayuda de la peridural para poder pujar, porque ya estaba agotada. Tuve una episiotomia muy chiquita de 2 puntos y un desgarro de 1 punto. De hecho me masajearon el periné para intentar evitar la episio. 

Tuve un equipo médico de 10. Me sentí muy respetada, y contenida. Si alguna de las chicas necesita recomendación de Obstetra, realmente recomiendo a Lucía Vázquez del italiano, y a la Partera Ana Laura Croizet. Tienen  una orientación muy onda natural, sin descuidar la salud, obviamente. 

Estoy muy agradecida por todo lo aprendido en tobi natal. Desde las clases, hasta los té. Me dieron mucha seguridad.

Fue muy importante el apoyo y compañía de mi marido. Yo creo que el trabajo de parto, fue un trabajo en equipo entre los 3: yo, Agos y Nico. Me siguió en todo lo que hicimos : pelota, masaje con las pelotitas de tenis, caminar, mantras, sostenerme, y sobretodo el apoyo moral y sus ganas de hacérme el momento lo más llevadero posible. Igual yo le repetí varias veces "es dolor, no es sufrimiento". 

Después de todo lo que vivió mi marido dice  que todos los hombres machistas deberían presenciar un parto! Jajajaja no podría haberlo hecho sin él, no de la forma en la que fue. 

El postparto lo venimos llevando con mucho humor. Me ayuda mucho reírme de la bombacha de abuelota, los pezónes que me chorrean y los apósitos de 40 centímetros para la monstruacion. 


En cualquier momento me pongo a escribir un blog porque es fantástico lo que estoy experimentado. 


Gracias por el mail. Saludos para todas! 

Besos, 
Lu



Nacimiento de Lou,
Me alegra mucho anunciarles que nuestra hija, Lou nació el viernes 30 de Septiembre a las 17:45 en el CEMIC de Saavedra, a 38,3 semanas - se adelantó de 12 días ! 
Fue un parto por cesárea pero muy muy hermoso, y al final no tan programado como pensaba que iba a estar ... 
Les cuento un poco. Como ya saben, tuve que tomar un tratamiento anticoagulante durante todo el embarazo por un antecedente de trombosis (hice una embolia pulmonar hace 8anos, y me descubrieron un problema de sangre que me deja vivir absolutamente como todo el mundo salvo que el embarazo favorece los riesgo de trombosis, y embarazada tengo que tomar anticoagulantes todo los días.) El problema es que los anticoagulante no son compatibles con epidural o cualquier otra anestesia local que se usa para parto vaginal o cesárea. Así que si o si había que programar el parto ( o hacer lo sin epidural), o programar la cesárea para poder dejar el tratamiento 24hs antes y estar seguro. Pero la situación fue aún más complicada porque la beba estaba de cola y nunca, nunca quiso darse vuelta. ¡ Y hice de todo! Caminar en 4 patas, posición invertida, en cuclillas, manteo, meditación y visualización, acupuntura y homeopatía... Nunca la beba se movió ni siquiera un poquito – le sentía la cabecita bien arriba y en las ultimas eco estaba bien sentada, bien encajada en la pelvis. Quería tanto un parto lo más natural posible. Pero entre la semana 36 – 38 entendí que no, que había que ir a cesárea y programarla alrededor de la semana 39 para no correr el riesgo que el trabajo empiece solo para hacer una cesárea con anticoagulante había que dormirme.
No quise intentar la versión manual que habíamos charlado con mi obstetra, nos pareció peligroso. Y pensábamos que mi hija ya había elegido esta posición. Al final esta maniobra me parecía muy antinatural aunque quizás permitía llegar a un parto vaginal.
Me acuerdo bien de esta última semana de septiembre, la semana 38 del embarazo. Fueron días difíciles, porque sabía que mi obstetra me iba a dar una fecha para la cesaría, porque no estaba preparada. El miércoles 28 a la noche estaba con contracciones leves y no tome los anticoagulantes el jueves a la mañana antes de ir a la clase de Yoga de María. La verdad no me sentía muy bien, estaba enojada con este tema. ¡Pero parece que tuve una buena intuición!. Me acuerdo bien de la charla con María después de esta clase. Hablamos un poco de mi caso y ella me dijo que más allá de la cesaría había que enfocarse en el nacimiento de nuestra hija, que iba a ser un gran momento para Ale mi novio, y yo, había que trascender el acto médico, me pego esta palabra “trascender”. Volví a casa más tranquila, amigándome con la situación, y dándome cuenta que si, nuestra hija estaba por llegar. Y el día siguiente, viernes 30, a la 7 de la mañana en mi cama, rompí bolsa ! 
Nos fuimos al CEMIC al toque, dilate hasta 2cm, tuve contracciones un poco más intensas y me salió también calostro del pecho. Son detalles, pero eso me hizo tan feliz, me dio una confianza y alegría increíble porque estaba pasando de manera natural. Al final la fecha nadie la decidió salvo la beba, y mi intuición me ayudo.
Esperemos unas horas, y me llevaron al quirófano a las 17hs. Ale entro después de la epidural. Y las cosas que había hablado con mi obstetra sucedieron : no me ataron. Ale me agarraba la mano, también de mi lado estaba mi partera y una otra mujer (no se quién era). Las dos nos hablaban, nos reímos con ellas y Ale contando como nos conocimos en Francia, ect ... me relaje bastante. Mi obstetra nos hizo el comentario chistoso de que la beba estaba de cola y muy rápido bajaron la tela. Ya habían sacado las piernas y les vimos poco a poco sacar el resto del cuerpo. Era increíble … Salió, lloro y abro los ojos inmediatamente, una belleza total, yo estaba entre la risa y el llanto. Esperaron para cortarle el cordón, y después me la pasaron. Eso también lo había charlado con mi obstetra. Me la dejaron en el pecho un par de minutos que me parecieron muy largas. Había nacido nuestra pequeña Lou. Después, Ale se fue con ella para los controles y todo, y volvió otra vez con ella un ratito, mientras estaban terminando conmigo. Una neonatologa me explico en francés (!) que estaba todo bien, que Lou era perfecta de salud y me sentía la más feliz del mundo. Fui realmente una cesárea muy emocionante con un equipo de médicos espectaculares, muy tiernos y muy atentos. Fui todo muy tranquilo y alegre, con la participación de todo el equipo en este momento tan especial para nosotros.
Como ya lo explique, al principio tenía mucho miedo de ir a cesárea y me sentía muy decepcionada. Parami era un fracaso no poder parir como lo deseaba. Pero ahora entiendo que no es así. Aunque que haya mala experiencias de cesárea, también hay buenas. Me parece que las mujeres le meten el cuerpo y la mente de manera también muy intensa. La cesárea también lleva un nivel de emoción altísimo y puede ser un gran momento para la pareja. Me parece que la cesárea puede ser también parte de lo que llamamos “parto humanizado” o “respetado”. Son unos detalles que cambian todo, y que se puede pedir a los médicos (lo de atar las manos, y de dar él bebe a la mama un par de minutos). Es muy importante llegar a una relación de confianza con los médicos y es lo que paso en mi caso.
Hay que compartir experiencias positivas de cesárea con futuras mamas de Tobi Natal ¡ 

Ahora estamos en casa desde hace una semana. Los dolores ya pasaron y estoy muy bien, me puedo mover casi como quiero - la pequeña Lou es hermosa, nos deja dormir bastante (por ahora! J toma el pecho como un glotona y ojala la puedo llevar a Tobi Natal pronto para que la conozcan. 

Les quería agradecer por haberme acompañado durante el embarazo, y especialmente agradecer a Dalila y Maria con sus clases de yoga tan buenas, por haberme hacer sentir hasta el final en un cuerpo fuerte, vivo, en plena conciencia de este momento tan hermoso del embarazo. ¡ Espero volver pronto para el yoga para mama! 
mil besos !

nos vemos muy pronto  

Marion 



El nacimiento de Camila Rose
Hola,

Les comparto la noticia del nacimiento de mi hija, Camila Rose, el 14 de julio a la madrugada. Ya estamos los tres en casa y muy felices y enamorados!

El parto fue natural, después de 30 largas y duras horas de trabajo de parto, acompañada yo en casa por mi marido y la partera hasta ir al sanatorio anchorena por las últimas 5 horas antes de dar a luz. Dilataba muy lento y tardó el cervix en ablandar para estar lista, y estoy muy agradecida al equipo de Tito  Lodeiro y partera Olga Mauro por la paciencia y apoyo y respeto en no apurar el proceso ni intervenir. Fue sin peridural y otros medicamentos, y utilizamos muchas de las estrategias y posturas que trabajamos en las clases y talleres  para poder transitar las contracciones.

Besos a todas!
El nacimiento de Luca

 Les contamos que nació Luca el 2 de junio!!! Estamos los tres muy bien y muy felices!
   Quiero contarles mi experiencia, el embarazo transcurrió con placer, no me sentí mal y trabaje, aunque tranquila, hasta dos días antes del parto. Lo que aprendí en Tobi Natal me sirvió para lograr ese bienestar, aplique la relajación, la respiración, los ejercicios de elongación  y la meditación. El parto fue por cesárea en la semana 37 de embarazo porque mi placenta no funcionaba del todo bien.
   Llegué al parto con tranquilidad y alegría, previamente en casa me di un baño de inmersión, puse la música que me gusta, un sahumerio de "mamá y bebé", baile y nos fuimos a la Suizo.
  En la cesárea mi obstetra, el Dr. Altuna, les contó a todos en la sala de partos que yo canto en un coro, y el anestesista puso música de coros que sonó en toda la sala e hizo que el ambiente sea maravilloso, todos se pusieron a hablar de música, resultó que la partera también canta y ese tema de conversación nos unió a todos, después entró mi novio y se quedó hablando de los auditorios al aire libre en Italia (con oleo 31 en mano para no desmayarse pero la verdad no lo necesitó) y la pasamos todos re bien. Después puso los tenores, Nana Muskouri y finalmente para el nacimiento un allegro de trompetas. Triunfal! En todo momento estuve tranquila. Cuando vi a nuestro hijito por primera vez me sentí muy emocionada, fascinada... y me pareció que lo conocía desde hacía tiempo. Ni bien nació me lo pusieron y me lo dejaron un ratito antes de llevarlo a hacer los controles. En seguida volví a mover las piernas que había tenido dormidas por la peridural, a las pocas horas me lo trajeron de los controles y nos encontramos. Se pudo prender a mi pecho y desde entonces lo estoy amamantando y conociendo día a día. En el post operatorio no sentí dolor, no tomé analgésicos, y con algunas molestias utilice la respiración para que se vayan.

   Les mandamos un abrazo a todas,

   Luca, Luciano y Carolina


El nacimiento de Astor
Hola chicas!!!

NACIÓ! Les paso el relato. Beso!!

El 30 de abril, a las 22:39 hs, con 52 cm y 3,636 kilos hizo su debút en el mundo ¡el torito Astor!

Luego de la clase de esferodinamia en Tobi nos fuimos a cenar con Pia y con nuestros maridos. Llegamos a casa cerca de la medianoche y Pablo le sacó una foto a la panza. Invitamos a Astor a salir de su monoambiente con una de las tantas técnicas sugeridas (adivinen cuál) y nos fuimos a dormir. De repente, ¡sorpresa! Rompí bolsa a la 1:30 hs, no tuve duda alguna porque fue rotura franca. Festejamos que finalmente nuestro bebé venía y llamamos a Vero Ferrando, nuestra partera, para avisarle. A partir de entonces solo me quedaba esperar que arrancaran las "buenas" contracciones pensé.

El problema fue que las contracciones nunca progresaron. Después de 2 horas, en vez de hacerse más regulares e intensas, comenzaron a desaparecer. Para el mediodía era claro que mi trabajo de parto (por más que no parara de agitar caderas en la pelota) no quería arrancar. Diego (mi obstetra) puso horario para encontrarnos en la clinica (Trinidad de Palermo) a las 16 hs. Tomé el antibiótico que me recetó, almorcé liviano y me fui a dormir un rato para cambiar la estrategia. A la hora señalada nos encontramos en la clínica con Vero para la admisión y comenzar una inducción con oxitocina: a 41 semanas, con bolsa rota y ya más de 12 horas sin contracciones, mi obstetra no veía recomendable esperar más. Temí perder mi parto natural, pero me enfoqué en mi deseo y en lo que podía hacer en cada momento: era obvio que aferrarse a las expectativas no era de gran ayuda. Solo podía trabajar por eso.

A eso de las 17 hs comenzó el goteo en una pequeña salita de pre-parto en la planta baja de la Clínica Trinidad de Palermo. Mi dreamteam presente: Pablo y Vero. Entre anécdotas fuimos avanzando las primeras contracciones. Yo alternaba movimientos sobre la pelota, cada contracción un poco más intensa pero totalmente soportables. Los dos primeros tactos fueron también muy soportables, pero después de este último Vero emitió un ultimatum, el que me temía: “Vik, si en la próxima hora esto no prospera sustancialmente…”, y no necesitaba completar la oración. Pero me dio un plan de acción: con cada contracción tenía que pujar para ayudar a que Astor hiciera su trabajo. Por suerte, él estaba colaborando como un campeón, pero mi cuello estaba muy poco receptivo.

La siguiente hora y algo más fue realmente lo que esperaba de un trabajo de parto. Me desconectaron del monitor y con solo la vía (que Pablo custodiaba) empecé a trabajar posiciones entre la pelota y el inodoro y un toallero estratégicamente ubicado frente al inodoro. Con cada contracción pujaba: un mix entre pujo bloqueado y pujo en exhalación. Apareció la voz: aaahs y ooohs, puteadas y gruñidos guturales sin forma sonora definida pero en mi mente tenían forma de caverna mágica y conjuro estilo “ábrete sésamo”. Sentí que entraba en ese mundo primitivo donde la mente se desdibuja. Náuseas. Dolor. Pujo. Era todo cuerpo.

El siguiente tacto fue el pico máximo de dolor que sentí en mi vida. Temblaba como un volcán en erupción. Me costó volver a recuperar el control. Pero Pablo y Vero estaban ahí para sostenerme. Y pasó. Y yo seguí. Vero me anunció que había convocado a la anestecista y yo no me opuse. Ambas sabíamos que no había otra forma de seguir, teniendo en cuenta lo que seguía. Vero le indicó a Pablo que recolectara todas nuestras pertenencias porque íbamos a sala de partos. Cuando lo volví a ver tenía puesto un ambo en un hermoso color amarillo: mi color favorito. Para mi fue una señal de que todo iba a salir bien.

En sala de partos continué pujando cada contracción sentada o en cuclillas o apoyada sobre la camilla. Pablo me acompaño hasta que llegó el momento de la aguja. Vero lo reemplazó en su rol y me contuvo: no solo para que no me moviera, también fue contención de madre, de miedos, de “vamos que lo estamos logrando” y “vos podés”. Realmente estaba en un punto que el dolor estaba ganando el control, así que agradecí la posibilidad de esa peridural.

Con otra sensación en el cuerpo, pude recuperar mi mente. Una sensación muy particular: la de una claridad mental brillante pero enfocada en un tubo. Toda mi atención estaba enmarcada en Astor y en cómo usar mi fuerza para ayudarlo a nacer. Y fue fundamental: eran las 22 hs y tenía una dilatación de 7. En 40 minutos, tenía a Astor en mis brazos. Lo que sucedió en el medio, fue una danza de parto que no me había imaginado, pero no por eso fue menos mágica. Solos casi hasta último momento, Pablo, Vero y yo pujamos con cada contracción. Vero con sus dedos iba guiando dentro mío a Astor a través de mi cuello, ayudándolo a ganar espacio. Perfectamente consciente de cada contracción les iba avisando cuando estaba ganando fuerza para prepararnos. Dos pujos en dos tiempos, uno bloqueado, uno en exhalación, otro bloqueado, otro en exhalación.

Al final se sumó Juan Pablo, el obstetra suplente (Diego tuvo que ausentarse por fuerza mayor, una vez más sirvió no aferrarse a expectativas). Por suerte Juan me había hecho el último control el día anterior. Llegó con música, que puso en un ipad cerca de mi cabeza: “Somewhere over the Rainbow”, en la versión ukelelera de Israel Kamakawiwo’ole. Ukelele. Arco iris. Señales para mi, como mimitos del Universo.

“Ahora vas a sentir mucha presión acá abajo”, me anuncia Vero. “Pablo mirá”, dice Juan. Pujo, sentir a Astor presionando el coxis. No pedí cambiar de posición, si bien sentía fuerza en mis piernas, también podía pujar acostada con las piernas contra el pecho. Lo único que me importaba era conocer a Astor, lo más pronto posible. Pujo, más presión. Juan y Vero me daban pautas de el avance pero yo dirigía el proceso con el inicio de cada pujo. Vero me alentaba para que le dé a cada pujo una duración aunque ya yo no lo necesita: estaba muy consciente de mi fuerza y de exactamente dónde dirigirla. Creo que no perdí ni un poco de energía en otro lugar. Los pujos finales los hice todos con una sonrisa, relajando la boca, mientras visualizaba un círculo de luz arco iris que se iba abriendo como una flor.

El último pujo fue muy a conciencia: sabía que si no lo sacaba en ese, podía venir la temida episiotomía. “La cabeza es grande”, dijo Juan. Vero monitoreó y yo pude escuchar que los latidos habían bajado. No necesitaba verlo, aunque Pablo después me lo confirmó: Juan preparó la tijera. No hizo falta finalmente: ¡con ese pujo salió la cabeza de mi hijo! Juan lo acomodó, Pablo me ayudo a incorporarme para verlo: una mata de pelos largos desordenados. Con ambas manos lo tomé por debajo de sus axilas para ayudarlo a sacar sus piernas y me lo llevé al pecho. La enfermera lo cubrió con una manta, se sentía resbaloso y calentito. Le dije muchas cosas que, extrañamente, no recuerdo, pero eran amor. Eramos un triángulo perfecto de amor: Astor, Pablo y yo. Nos dejaron compartir juntos un tiempo que pareció una eternidad. Luego Juan le dió a Pablo la tijera para que le cortara el cordón, mientras yo besaba a Astor en su cabeza sin parar. Unos minutos más tarde llegó la neonatóloga y anunció que se lo llevaba para su control. Me sentí segura de dejarlo ir. Estaba muy tranquila. “Es una de las mejores”, me dijo Juan en cuanto salieron por la puerta Pablo, Astor y la doctora. “¿Querés que te tapemos?”, preguntó Vero. “No, no hace falta, no me va a agarrar vergüenza ahora chicos, ya vieron todos todo de mí”, me reí. Mientras tanto Vero y Juan se encargaban de la placenta, las enfermeras limpiaban alrededor. Juan empezó a coserme. “No te corté”, me dijo orgulloso. “Pero te voy a hacer algunos puntitos internos”. Puntos, las enfermeras me limpian riéndose “esto parece una zona de guerra”. Y a mi no me importa ver mi sangre desparramada por ahí. Estoy tranquila. Siento mis piernas y puedo moverme perfectamente a la camilla que me llevará fuera de esta sala, donde sé que voy a volver a ver a Astor. A salir reconozco el espacio, es el mismo del video que nos mostró Gimena, la pediatra en la clase de “Cuidados del Recién Nacido”. Estoy ahí, soy como la del video, pensé. Llegamos. Llegaste bebé, y sos lo más hermoso que me pasó en la vida.

Astor se prende a mi teta enseguida, y yo siento que es su forma de decir: “acá estoy mamá”. Y “Gracias”.

Ya más tranquilos, la noche siguiente, publico en mi cuenta de instagram/facebook una foto que me sacó Pablo, de Astor junto a mi panza desinflada. Y escribo:

“Bienvenido seas Poroto mío! ?????? Finalmente llegó el día mágico en el que bailamos juntos esta danza llamada #parto y saliste de mi #panza para reclamar tu lugar en el mundo. Te llamamos #Astor, que significa "halcón" y era además el nombre de un gran innovador que no tuvo miedo a desplegar su arte frente a toda crítica. Ahora mi panza vacía te hace de almohadita y yo pienso que en realidad no podría tenerte más adentro de mi ser. Tan otro y tan pedacito de mi corazón. Que tu vida entera sea la más bella de las aventuras.”


Vik

El nacimiento de Theo
Todo arrancó a las seis de la mañana, desperté a mi marido y le dije: "me parece que hoy no vas a trabajar".  Alisté la casa con pelota, música, bañadera y soga. Estuve hasta las 19:30 en casa hasta que la presión fue demasiada y ya no encontraba posición que me hiciera bien. Llegué con 7 cm, en la clínica ne hicieron esperar todo bastante, la parte administrativa bastante floja. A las 9:30 me pasaron a la sala de parto y ya estaba lista para pujar, esperé a mi marido y arranqué. Fue lo mas intenso que viví en mi vida, sin duda el resultado fue lo mas hermoso también :) soy una madre demasiado feliz y mateo llegó al mundo vigoroso con el pecho y fuertes pulmones para pedir  por él. Un besito!!!!   

El nacimiento de Dalia
Hola!

El lunes 18 de abril nació nuestra muy amada hija Dalia. La beba y yo estamos muy bien, ya en casa conociendonos cada día un poco mas.

El parto fue una experiencia intensa pero muy linda! Hice todo el trabajo de parto en el living de nuestra casa, unos 5 horas de trabajo de parto aproximadamente, mientras que mi esposo dormía en el cuarto de al lado.
Trabajé mucho con la vocalizacion - diferentes variedades de la ooooooooo y aaaaaaauuuuuuuffff (que significa abrir en alemán). También usé otros recursos como los aceites esenciales (jazmín en el hornito para que avancen las contracciones), masaje y baño con aceites esenciales, cuencos tibetanos (sobre todo los cuencos graves para el primer y segundo chacra) y toma de globolinos cada tanto (pulsatilla en mi caso). Probé varias posturas, pero estuve la mayor tiempo en cuclillas concentrandome en la vibración de la voz y de los cuencos.
Sobre todo en la vocalizacion y el trabajo mental (lo que siento no es dolor, sino una sensación del cuerpo etc.) me ayudó muchísimo lo que practicamos en las diferentes clases de Tobi Natal!
Llegué al sanatorio Finochietto con dilatación completa y la niña bajada. Una hora mas tarde ya nació, sin uso de peridural ni oxitocina etc. Estuvimos muy contentos con el equipo médico. Aunque no estuvimos dentro del programa sin intervención trabajaron con mucha sensibilidad y consultaron por cualquier paso que iban haciendo. Hasta el neonatologo consultó que pasos del protocolo queremos que aplique. Yo misma pude agarrar la beba entre mis piernas y subirla a mi pecho. Después de los controles del neonatologo me la dieron enseguida y me llevaron con ella en mis brazos al cuarto.

Quería compartir esta experiencia y agradecer al equipo de profes por su apoyo durante el embarazo!
Un abrazo!
Marlene



El nacimiento de Renata

El 25 de diciembre amanecimos en Pilar, en casa de familia de Lucas por festejos navideños. 
Luego de una estadía lejos, con Renata en la panza de 37 semanas recién cumplidas, yo tenía muchas ganas de volver.
Estábamos muy bien, la panza blanda,  en un lugar lindo con pileta, comida rica, jardín pero yo quería volver a mi casa.
Entre sociales familiares, pileta y sobremesas navideñas interminables llegamos a casa tipo 20hs. Era una noche de luna llena redonda brillante y hermosa. Me senté en la pelota un rato, en el sillón. Acabábamos de terminar un mueble para Renata y activamos en ordenar regalos, ropa, sábanas, chiches, sacamos de bolsas las cositas, separamos la ropa más grande, barrimos el piso. Los dos a pleno…. Le digo a Lucas: ¡menos mal que viene el fin de semana! Y me dice en una carcajada: ¿por? ¿Qué tenías que hacer?? No lo sabía aún…
Lucas cocinó una pizza. Cenamos tranquilos. 22.20 siento un chorrito, me toco, huelo. Pis no era y estaba segura de eso. Me paro. Sale otro chorrito. ¡Rompí bolsa!
Sin decir nada nos miramos con los ojos muy muy abiertos! Abrimos la boca. Sonreímos. Nos abrazamos! Pusimos cara de desconcierto y llamamos a Lara. Me preguntó algunas pautas de alarma, me dijo que si arrancaba con contracciones hablábamos en 2 horas y si no, me internaría a la mañana siguiente, me sugirió bañarme y descansar.
Armamos un espacio agradable, tiramos un toallón en el piso,  pusimos música, apagamos las luces fuertes esperando ansiosos a ver si aparecía alguna contracción.
Lucas se fue a la farmacia a comprar apósitos y trajo también helado.
Me tiré en el piso, levanté las rodillas, me puse un rato en cuclillas, reboté en la pelota, un poco practicando porque estaba bien, sin dolores de nada,  pero necesitaba bajar las revoluciones de todo el día.
De repente me agarró una primera contracción. Panza dura. Sin dolor de nada salvo molestias intestinales. De ahí en más todas las contracciones fueron con un preámbulo de una caca navideña, medio descompuesta, que terminó por pasparme la cola al punto de ser lo que más me dolía y molestaba de todo. Abrí un óleo de bebé para poder higienizarme.
Contracción tras contracción, sin dolor de nada, comenzamos a jugar con las diferentes posiciones del curso de preparto y de Tobi, parada, acostada, cuclillas, pelota…. Baño, baño y baño. Siempre con una sensación de descompostura, calor muy molesta, transpiración como predesmayo, cada vez más intensa, sin dolor de nada. Muchas “ooo” y “mmmm” muy graves, primero jugando y después como un gran alivio.
En un momento comenzaron a ser regulares pero cada 9 minutos. A mí me parecía que faltaba una eternidad para que sean las verdaderas contracciones de parto.
Dimos una vuelta manzana con Fidel, el perro (que es protagonista en nuestra familia, pero había estado 48hs al aire libre y estaba agotado, con lo cual durmió durante todo este relato, desnucado, desmayado, sin intervenir en ningún momento, lo cual estuvo bueno teniendo en cuenta que había un poco de fluídos por el piso y vivimos en un 2 ambientes)
Volvimos a casa y ahí ya las contracciones me invitaban a dos o tres posiciones básicamente. Pies en el piso con rodillas bien separadas: cuclillas, pero con las palmas de las manos en el piso hacia adelante (como una combinación de cuclillas y cuatro patas), colgada del toallero del baño moviendo las piernas, también en cuclillas, y sentada en el inodoro moviendo la cadera.
Lucas muy estudioso del curso me proponía otras mil pero cada vez más me fui poniendo selectiva para solamente utilizar esas. También me hacía masajitos de amor en el sacro, pero mi sacro ni se enteró de este parto. No me molestó en ningún momento.
Traté de acostarme un rato en la cama y salí eyectada del cuarto. No era el lugar.
En mi ambiente armado con el toallón en el piso, en el living, pasaba un rato, y cuando me agarraba la contracción al baño. Primero para poder eliminar la bendita o maldita caca navideña y después tirada en el piso, en cuatro patas, en cuclillas y colgada del toallero siempre con mis 0ooo y mmmmm cada vez menos impostadas y cada vez más necesarias.
Entre contracción y contracción era un verdadero oasis. Una ola de alivio total. No sólo recuperaba a pleno mi bienestar, sino que tenía una sensación de estar entera. Íntegra. Sin ninguna molestia. Aparte que el oasis duraba en mi mente el doble o triple de tiempo que la contracción.
Cuando pasaron 2 horas de contracciones cada 9 o 10 minutos Lucas me insistía con llamar.
Yo estaba segura que faltaba mucho, mucho, mucho. Me desconcertaba no sentir dolor de ningún tipo. La molestia menstrual, el calor, la transpiración y sensación de mucha descompostura como predesmayo seguía siendo siempre y cada vez más lo más molesto. 
Negociamos esperar una hora más para llamar.
Las contracciones empezaron a ser automáticamente cada 5 minutos. Todo lo mismo que conté se intensificó y para no ser menos en este embarazo se sumaron vómitos. Puajjj, un olorrrr, no podía soportar el olor, Lucas tratando de limpiar, yo en la ducha, llena de arcadas y esa misma sensación de presión baja y de dolor menstrual y encima el maldito vómito. Y el olor puajjj, le insistí que vuelva a limpiar con lavandina.
Terminaba la contracción. OASIS, un placer. Podía recuperarme, respirar, ordenar alguna cosita. Acomodarme, nos reíamos de la purga de mi cuerpo! Lucas me decía que estaba poseída purgandome: ELIMINÁ TODOOO! Vómitos, pis, caca!! Bebé!!!.
Cuando pasó una hora cada 5 minutos, termina una de las contracciones y la llamo a Lara.
Pongo mi mejor vos de secretaria ejecutiva y le digo suavecito: Hola Lara, yo estoy bien, para mi falta mucho, pero me siento muy mal durante las contracciones, no me duele nada, pero me descompongo mal. Me baja la presión, hice mucha caca, vomité. Me dice que la llame en una hora.
Lucas se ofusca. ¿¿¡¡Cómo le vas a hablar así de tranquila??! ¡Mirate como estás en las contracciones!! ¡No le reflejaste como estás!
Empiezan contracciones menos soportables, no por dolor, yo creía que eran más seguidas, después me enteré que no. Se ve que eran más intensas. Más caca, más vómito, las Oooooommmmm sonaban más estresadas, menos graves, más gritadas. Lucas la llama a Lara, ella le pide hablar conmigo y me dice que nos vemos en el sanatorio en una hora.
Ya ahí si quería ir y que me ayuden. Aunque estaba segura que faltaba un montón.
Me meto a bañar. Me empiezo a angustiar porque antes el tiempo pasaba volando y ahora sentía que no podía pasar una hora. Contracción. Cuclillas agarrada de la canilla. oooooOOOOO mmmmMMMMMM.
Salgo y le digo a Lucas: decime que ya pasó una hora.
Me miente. SII! Vamos.
Vivimos a 5 minutos del sanatorio Finochietto, sobre una calle empedrada. Lucas muy anticipado había estacionado el auto a la vuelta para evitar el empedrado, que era enemigo de la panzota.
Me puse un vestidito amplio, bombacha y apósito muy incómodos. Saludamos a Fidel y le dijimos que volvíamos con la hermanita humana. Que no se preocupe que alguien lo iba a venir a buscar. Abrió un ojo y siguió durmiendo.
Salimos de casa. Caminamos media cuadra hasta la esquina, media cuadra más hasta el auto. Y fuimos a 10 km por hora muy muy despacito hasta el sanatorio. (claro, habíamos salido temprano así que había que hacer tiempo. Igual venía bien ese ritmo)
4.30 AM era la cita con Lara.
Me senté en el asiento de adelante medio reclinado con las dos piernas arriba de la guantera. Rodillas abiertas, pies juntitos con la pelvis hacia adelante.
Contracción. Trato de mover un poco la cadera. ooooOOOOmmmmmMMMMMM le grito a Lucas, ¡¡AYUDAME! Me dice: ¿cómo te ayudo? ¡Estoy manejando! Le digo: ¡¡¡HACÉ EL RUIDITO! Necesitaba recuperar la vibración grave del sonido…. Los dos: oooOOOOOoooooooOOOMMmmmm
Llegamos al sanatorio. Le digo: no bajes los bolsos por favor!!! Estás loca? Cuándo los buscamos!  ¡¡¡Esperemos!! Falta mucho! Después los buscamos o se los pedimos a alguien! Por favor! No bajes nada…. No me hizo caso.
Nos presentamos en la secretaria de la guardia. Sanatorio casi vacío con un señor solamente en sala de espera.
De vuelta recupero mi vocecita de secretaria ejecutiva: hola, buenas noches,  creo que estoy en trabajo de parto, está viniendo mi partera. Bueno! Esperen por ahí. Pasillo. Sala de espera. Faltaban 10 eternos minutos para la cita.
Contracción. Tiro mi toallón al piso. Cuclillas. OOOOmMMMMMMMM ooo MMMMMM estiro una pierna, la otra. Todo lo mismo que en el baño de casa. Pierdo chorritos de líquido con sangre. Voy tratando de ir tapando con mi toallón. Todo con mi vestidito amplio al mejor estilo chola.
Miro de reojo. El señor miraba todo. Muy preocupado, sorprendido.
Me meto en el baño. Lucas atrás mío. Otra contracción. Inodoro. Lo mismo que en casa. Sensación de desmayo. OOOOOMMMMMMMM
Escucho un ruidito tiqui tiqui tiqui. Pasos. Entra al baño Lara. Alivio. Tenía unos suecos con plataforma de madera que eran un elixir para mis oídos. Representaban la ayuda. La calma. Tiqui tiqui tiqui. Vamos Male, cuando pase esta contracción vamos para la guardia que te reviso.
Me pongo a lloriquear. No quiero que me digas que estoy con uno de dilatación! No me duele nada. No tengo dilatación. No me digas que estoy con uno.
Llegamos al consultorio de guardia. Contracción. Ponete como quieras Male. Hacé lo mismo que hacías antes. Cuclillas piso, ooommmmm, me agarro de la camilla desde el piso. Cuando pase tratá de subir acá y ponete como quieras que te reviso… me tiro panza arriba en la camilla,le escucha los latidos a Renata. Tuc tuc tuc tuc tuc tuc su corazón a pleno como los nuestros.
Me revisa y me dice: está la cabeza muy abajo! Estás con 6 y con el cuello blandito, borrado. Falta muy poco para que nazca. Lo peor ya pasó.
Me sorprendo. Me emociono. Me asusto. Me angustio. Ahora sí. Me doy cuenta que mi “falta mucho falta mucho” era mi escudo protector.
Subimos al quinto piso. Sala enorme de preparto. Revoleo el vestido ojotas bombacha, no daba más del calor. Me ponen un camisolín, me lo saco.
Ponete como quieras Male, tiqui tiqui tiqui tiqui. Desde el piso con los dos brazos en la cama veía los tobillos y pies. Los de Lucas en sandalias,  y los de Lara que producían y repetían el repiqueteo de la madera, tiqui tiqui tiqui mientras organizaba todo.
Me meto al baño. Inodoro, oooommmm, piso del baño, cuclillas. Desde mi lugar en el piso pasaban Lucas, Lara, tiqui tiqui tiqui. Cada tanto llamaba a alguno, se agachaba. Lara me mira. Le digo: me siento muy mal, quiero anestesia!! Me mira a los ojos muy fijo y  dice: más que esto no te va a molestar! Ya nace! Lo peor ya pasó. Esto es lo último. Se está dando todo como vos querías.
Me propone meterme en la ducha, me pone el duchador en el sacro que no me dolía, se lo pasa a Lucas para que me ayude a ponerlo donde me moleste. Ponemos el duchador en la pelvis. Me dice: regulá la temperatura, canilla caliente! Toda para el lado caliente!!! Quema!! Alivia. Poseída. Un ratito de alivio en la sínfisis pubiana, sensación de desmayo. Hacé fuerza me decía Lara. Alivio. Pasa Lucas adelante, me mira a los ojos y me dice: ¡Se le ve la cabecita! ¡No entiendo nada! ¿Estoy parada en la ducha? ¿Cómo hizo para ver algo? Miro el piso pensando que había un espejo. No entiendo nada. Después me relatan que me puse en mis cuclillas agarrada de la ducha y que tenía la cola para atrás. Lara me pregunta: ¿la querés tener acá? Le digo que no y salgo de la bañadera temblando.
Pasa la contracción. Lucas, Lara, salgo del baño, toallón calentito. Pieza oscura, sin luces. Aparece Ortega sonriente, tranquilo. Me llena el cachete de 7 u 8 besitos cortos de pajarito. ¡Sos una genia! ¡Ya hiciste todo! Ponete como quieras. Me tiro panza arriba en la cama con las rodillas abiertas y los pies juntos. El respaldo estaba sentado. En un  segundo una enfermera desarma la cama, me queda la cola en el borde, como sillón ginecológico, me ponen el pie derecho pisando el fierrito de la piernera y el izquierdo no lo podía mover, me dolía mucho la ingle. Le apoyo el pie en el pecho a Ortega. Me dice: Hacé fuerza en mi. Apoyate en mi. Pie frio, helado, pecho caliente. Alivio. Me dicen que puje. Contengo el aire un tiempo mucho más corto de lo que me imaginaba y hago una minifuerza aliviadora. ARDEE. Si!! Arde porque ya nace.
Me dicen que no haga más fuerza, que espere la próxima contracción.
Una fuerza muy chiquita más y tenía a mi cachorro arriba mío! Listo. Ya está. Nació! Tiemblo como una hoja, no lo puedo creer!!!!!!! Mi nena lloriquea, suavecito, con los ojos enormes, abiertos,  le van cambiando las sábanas, todo arriba mío, no lo puedo creer! Miro para todos lados! Y estaba aclarando! Ventanal enorme. Amanecer. Pregunto: ya es de día?? 5.37!!!!  nació Renata!!!!
Estoy tan sorprendida. La miro y no lo puedo creer. Al rato largo le cortan el cordón, me dicen que la ponga a la teta para ayudar a contraer el útero.
Renata abre la boquita grandota y se prende a la teta y chupetea. Sale la placenta. Ortega levanta las manos y me dice: yo no corté nada, revisemos. 2 puntos de mucosa, nada de músculo.

Después de todo eso Renata se va con el papá Lucas a sus controles. Y vuelve toda arropadita envuelta en una enorme sonrisota de su papá orgulloso, a mi pecho, me ponen un camisón tipo canguro, con un bolsillo, meten ahí a la bebota y nos vamos a nuestra habitación los tres, tomando teta durante el viaje en camilla. Enamorados. Emocionados. Muy enamorados. Muy emocionados.
Relato de Malena Fuegel.
_________________________________________________________

"Se dice que las mujeres cuando están en trabajo de parto, abandonan sus cuerpos... Viajan a las estrellas a reunirse con las almas de sus bebés, y regresan a este mundo juntos..."
Mi viaje comenzó el 29/11 a las 3:30am cuando me levante para ir al baño, camino de vuelta a la cama rompí bolsa. Nico, por el ruido, se levantó preguntando que estaba pasando. Lo mismo me preguntaba yo, en ese momento me invadió el miedo a lo desconocido, a no saber que iba a pasar. No lo esperaba, me tomo por sorpresa. Estaba en la semana 38 y, como no creo en las casualidades, Galileo estaba decidido a nacer el mismo día que su padre. Que mágico regalo.
Decidí llamar a Ale (la partera) le conté lo que estaba sucediendo, le aclaraba que yo me sentía bien, me recomendó que descansara y cualquier cosa la vuelva a llamar. Increíblemente después de ese llamado comenzaron las contracciones dando aviso a lo inminente, su llegada. Me metí en la bañadera para ver si cesaba el dolor, me quedaba dormida entre contracción y contracción.
Nico, al lado mío, acompañando cómo podía, tratando de no trasmitir la angustia que le generaba verme gritar de dolor, pero entendía que así tenía que ser, tenía que partirme para poder parir.
Decidí volver a llamar a Ale para que vengan a ver cómo estaba todo, llego junto a Carlos (el obstetra) y me hicieron un tacto, tenía 7 cm de dilatación. Cada contracción se iba haciendo más intensa, sin posibilidad de pensar o procesar lo que estaba pasando, solo me metía en ellas, en lo más profundo del dolor para poder sobrepasarlas.
En algún momento llego Coty ( la otra partera) fue maravillosa la contención que sentía, estaba acompañada por personas hermosas, que iban a recibir a mi hijo con todo el amor del mundo. Entre glóbulos, miel, vasos de agua y masajes me iban ayudando a transitar este camino hacia la vida.
Yo estaba tranquila, en ningún momento tuve miedo. Sabía que todo era normal y natural, estaba naciendo mi hijo. Tenía que soltar. Las contracciones habían dejado de ser un dolor de ovarios intenso para convertirse en un dolor profundo de cintura, eso me daba ganas de pujar, y así fue. Galileo tenía que empezar a hacer camino y yo tenía que ayudarlo, en cada contracción hacia fuerza y trataba de ir aprendiendo de cada pujo para dirigir y focalizarla de manera correcta. Había leído mucho sobre el dolor en el parto y como transformarlo en un aliado, una de las partes que más me llamaba la atención era el momento en el cual uno dice "ya no puedo más" y esa rendición te hace tomar más fuerzas para esperar la próxima contracción, es asombroso el poder que tenemos, siempre podemos más.
Rápidamente me lo colocaron en mi pecho, y todo el dolor se hizo humo, incluso podría haber parido otra vez, sin dudarlo.
Iba cambiando de posición, estuve un rato en el baño, en la cama en 4 patas, en cuclillas, pero definitivamente el banco de partos fue el indicado, solo era cuestión de soltar, de poder hacer la fuerza indicada para que nazca, lo podía sentir, estaba ahí, entre contracción y contracción sentía como el bajaba un poco más, sentía ese ardor de la expulsión, quería nacer y yo no veía la hora de conocerlo. Ale, me contenía al lado mío, Coty me alentaba para poder recibirlo, Nico me decía que faltaba poco y Carlos mágicamente apareció en ese momento para sacar alguna que otra foto y darme el último aliento. Y después de nose cuantos pujos, porque uno realmente entra en un tiempo sin tiempo, sentí el alivio de su llegada, a las 15:15pm nació el maestro de nuestras vidas.
Galileo llego con una paz que todavía perdura en la casa, no se despegó de arriba mío. Esperaron a que el cordón deje de latir para que Nico pueda cortarlo y así fue. Tuve un leve desgarro, ese fue el único momento que Galileo se separó de mi, luego volvió a mis brazos para darle el calor que necesitaba, porque en definitiva lo único que necesitan es no romper esa hora sagrada entre madre e hijo, inexplicable conexión de amor.
Relato de Delfina Romero. Nacimiento de Galileo 

___________________________________________________________________________________

El jueves primero de octubre me desperté a las cinco y media de la mañana con dolores menstruales. La idea de que casi terminando la semana 39 hubiese llegado el gran día me hizo levantarme. Me sumergí en la bañadera y las ligeras contracciones seguían. Siguieron durante el día, a veces casi imperceptibles, hasta que comenzaron a hacerse más notorias alrededor de las tres de la tarde. Ya las cinco eran más regulares, cada siete minutos. Hacía algunos ejercicios y me sentaba en la pelota. Después empezaron a ser más molestas, y me sentía mucho más fuerte y positiva cuando estaba en la bañadera con la luz de las velas que afuera. Ya llegando la noche las contracciones eran fuertes y me ayudó mucho vocalizar con la “a” y “o” imaginando que el bebe descendía, abriéndome, abriendo  bien la boca y la garanta parecía que el dolor disminuía aún más. Intenté acostarme, y me dormía pero las contracciones me despertaban cada 3 minutos. Como a las cinco de la mañana salí de la bañadera y ahí el dolor era mucho más fuerte y ya no sabía bien qué recurso usar. Al principio me ayudó la respiración alta, pero el no haber comido ni dormido me iban agotando. Finalmente la partera nos citó a las siete y cuarto en el sanatorio.

En el taxi parecía que las contracciones se había detenido, haciendo el camino más fácil. Una vez en la clínica seguían viniendo, lo único que me aliviaba eran los masajes de mi marido en la espalda, apretando de afuera hacia adentro atrás de las caderas. Al contrario de lo que pensabamos tuvimos que llenar formularios y arreglar tramites administrativos al llegar. Retrospectivamente me doy cuenta lo contrario que es esto a lo que sugiere Michel Odent, de permitirnos estar en otro planeta liberar oxitocina, sentir menos dolor y poder favorecer el proceso del parto. Cuando me revisó la partera me dijo que había perdido el tapón mucoso y que estaba muy bien la dilatación. Después de resolver los tramites administrativos finalmente ingresamos a la sala de parto. La partera les entregó a todos copias de nuestro plan de parto y todos se mostraron muy ambles y dispuestos. Aún sin estar muy segura había pedido que esté el anestesista, sabía que el del equipo que había elegido ponía muy poca peridural y en los momentos en que no podía más me aliviaba pensar en tener esa posibilidad. En retrospectiva ahora dudo de que haya sido necesaria, ya que al anestesista lo llamaron recién ahí y vino como una hora más tarde y ya casi ya casi era el momento de pujar. Pero de todos modos me puso muy poco, dejé de tener dolor en la panza pero sentía muy fuerte la presión hacía abajo, que era lo que me ayudaría a querer pujar. Entonces antes de lo que esperaba me dijeron que ya era hora de empezar a pujar, la partera me había hecho tacto y ya sentía la cabecita! Hasta ese momento había permanecido acostada y con los ojos cerrados, no sé si era por el sueño pero no quería abrir los ojos. Empecé a probar otras posiciones, colgada sobre mi marido sobre la cama con las rodillas flexionadas, después hacía el respaldo. Escuché la voz del doctor. Cabe aclarar que ni el doctor ni la partera eran los que había visto durante mi embarazo pero sí formaban parte del equipo. La voz del doctor me resulto muy agradable. Me indicaban mantener el pujido y yo sentía que me faltaba sopa! Que no tenía fuerzas, por no haber comido la noche anterior ni haber dormido. Y recuerdo como me dieron fuerzas las palabras de la partera y el doctor. Ella me decía “no te asustes es la cabeza de tu bebé” , y él doctor me alentaba “dale mantener la fuerza”, después ella me susurró “en el próximo pujo nace tu hijo” hacía fuerza, sentía movimiento y ruidos y preguntaba “ya salió?”, cuando no llegaba a mantener la fuerza sentía como si la cabeza volviese a entrar y en la próxima contracción pude mantener la fuerza más tiempo, grité bastante y al fin sentí como lo giraban y salía! Yo no recuerdo pero mi marido dice que me di vuelta y le saqué le bebe de las mano al doctor como una leona. Yo recuerdo no poder dejar de mirarlo sobre mi, mientras le traían frazaditas calentitas para secarlo. No lo podía creer! Nos mirábamos los dos. Fue un momento hermoso y me sentí muy unida con mi marido la partera y el doctor. Nació a las once y unos minutos. Les agradecí emocionada a la partera y al doctor. También por suerte no se lo llevaron rápido pedimos y disfrutamos de ese momento sin poder sacarle los ojos de encima. El doctor me cosió un puntito y nos mostró la placenta.
Relato de Patricia O. Nacimiento de Alexander
___________________________________________________________________________________


La madrugada del jueves desperté con una nueva sensación en el bajo vientre, inquieta en la cama. Me iba invadiendo una suerte de dolor de ovarios y una tensión del músculo uterino que se confundían con movimientos de la beba.
Me levanté y le comenté a Agus lo que había traído el alba. Siendo las 9 de la mañana le informo a Ale, una de las parteras, sobre la situación.
Quedamos Agus, yo y una bebé en camino que se hacía sentir. Nos dimos un baño, limpiamos el piso e hicimos el orden final de la casa, preparándonos para recibir a nuestra hijita, si es que ese iba a ser el día.
Cuando estuvo todo listo, tomamos fotos de esas contracciones inaugurales. Nos abrazamos, y mirándonos mas allá de la piel tuvimos un momento de emoción. Supimos que el día había llegado, luego de nueve meses de gestación viendo mi panza crecer, y algunos tantos meses de preparación, estudio, investigación, miedos, búsqueda, expectativas…
Para ese entonces ya nos habíamos contactado con Coti, la partera que nos asistiría en este viaje. Rondaba el mediodía. Ya las contracciones eran más dolorosas, más recurrentes. Entre hamaca, pelota, piso, caminata, masajes, pelotitas en el sacro, colgar del torso, cuclillas, fuimos transitando ora contracciones cortas e indefinidas, ora extensas y precisas.
Banquito de parto en mano, llega Coti. Entrerriana carismática, nos pregunta como estamos. Sobre todo me observaba en silencio, pidiendo que le avise cuando sentía lo que yo identificaba como contracciones y que se las describa.
Tomé un baño de agua caliente.  Mi cuerpo se relajó, los dolores que sentía entre una y otra contracción se calmaron. Quedaron claras, precisas, intensas, las contracciones auténticas del músculo uterino, desapareciendo los dolores ocasionados por  la estimulación del mismo movimiento de la bebé.
Luego del baño Coti me examinó. Decretó que con 5 cm de dilatación estábamos en trabajo de parto. Los latidos del corazón de la bebé se escuchaban cada vez más abajo de mi abdomen: se la sentía descender.
Intensas. Las sentía comenzar desde mis ovarios, abarcando todo el sacro, las crestas ilíacas, toda la cadera. Un dolor difícil de definir, un dolor de hueso, de apertura. En aquellas particularmente efectivas sentía su cabecita abrirse paso entre mis huesos.
Me bajó la presión, me sentía cansada, con los músculos del cuerpo agotados. Las piernas me temblaban involuntariamente, tenía calor. Agus recurría a todo lo que tenía al alcance para acompañarme, me incitaba a comer, y lo necesitaba aunque mi apetito estaba cerrado.  Cada hora tomaba homeopatía que armonizaba mi útero, alternaba con algún té de hojas de frambuesas para tonificarlo y el infalible gatorade para mantenerme hidratada.
“Probá descansar acá acostada de costado”, fue la sugerencia de Coti. Seguí su consejo con desconfianza, ya que el poco rato que había estado acostada boca arriba había sido al extremo doloroso. Por su experiencia sabía que era ese el momento de calma antes del fractal de huracanes en el que estábamos.
Ese momento de descanso fue de efectiva magia. Cuando logré incorporarme, acompañada de un masaje con aceite de árnica en la cadera, fui hacia la hamaca que colgaba bajo la escalera, dónde dejaba mi torso sostenido por las telas y mi cadera podía moverse libremente, en cuclillas o de rodillas. Respiraba profundo transitando ese dolor aliado, y me envalentonaba al ver ahí conmigo al padre del ser que llevaba dentro.
Dilatación completa. Sentía su cabecita cerca. En la contracción siguiente escucho un “plic!” e inmediatamente un líquido tibio fluye empapando la zalea alumbrada por la tenue luz de una lámpara de sal. Su corazoncito se escuchaba bien abajo, bien cerca de mi pubis, latiendo fuerte. Me dio mucha alegría saber que iba bien, que ella latía inquebrantable. que estábamos en camino, que estábamos cerca. 
El ambiente se fue poniendo intenso, las contracciones muy fuertes. Las sentía venir desde la porción superior de mi útero y descender como una onda, invadiendo toda mi pelvis de un dulce dolor. Con movimientos de cadera y el torso liviano, la ayudaba a encajar su cabecita en el canal de parto, la sentía descender.
Agus salió a recibir a Carlos, el obstetra, que oteaba desde la esquina buscando nuestra casa. Entraron a la casa en un interludio. Cuando Carlos me ve con una sonrisa en el rostro, colgada de una tela desde los brazos con Coti detras como si estuviese hamacándome, y una vela encendida a nuestro lado, exclama: “¡Pero que es esto, un parto o un cumpleaños?”.
La situación ya estaba armada, veníamos los tres, mejor dicho los cuatro, transitando juntos, ya estaban todas las cartas sobre la mesa, y el obstetra en un voto de confianza se quita los guates quirúrgicos que se había colocado apresuradamente y se sienta a mi lado para observarme y dirigirme en ese tramo final. Notó que me estaba cansando de más, haciendo fuerza desde mi torso. Me sugirió probar sentarme en el banquito de parto y relajar mi torso sobre Agustín.
Con esta nueva posición Coti debió ubicarse de cuclillas debajo de la escalera junto a la lámpara de sal que nos acompañaba. Los escalones hicieron de mesada para el recipiente de vidrio con pervinox, las gasas, clamp umbilicales, tijeras…
Me paraba entre cada contracción, movía las caderas, sentía su cabecita entre mis piernas. Al sentir llegar una nueva contracción anunciaba, “Ahi viene una!” y me agachaba con la fuerza de gravedad a sentarme en el banquito e intentar pujar.
Dos, tres, cuatro intentos de pujo, con la fuerza mal dirigida. No me animaba. Sabía que en cuanto dirigiese bien la fuerza de pujo, saldría una personita al mundo, un ser humano, nuestra hija. ¿Estaba lista para eso? Si, lo estaba.
Me puse de pie aguardando la próxima contracción. Cuando llegó bajé al banquito y siguiendo una voz invisible que me guiaba, tomé aire bien profundo, entregué mi peso y mente a los brazos amigos que me sostenían desde atrás y llevé la fuerza abajo, bien abajo. Dolía, ardía, quemaba, rajaba.
“¿Sentís ese ardor? Ahí, metete ahí!” escucho la voz de Carlos a mi izquierda.
A través del sonido del líquido amniótico al volcarse, vi sin mirar el cuerpecito de nuestra hija al salir. Escuche su primer grito estrenando el aire. Un alivio infinito recorrió mi ser: había dado a luz a Maia.
En un solo movimiento, Coti la colocó sobre mi pecho, una beba de color rosado que sollozaba acostumbrándose a sentir la piel. Sobre ella una toalla y la fuimos secando, aun cubierta por un sebo blanco. Agustín y yo éramos quienes llorábamos, de alegría, de emoción. Habíamos parido a nuestra hija en casa, y había salido sana, fuerte y hermosa.
Luego Agustín cortó el cordón y a los minutos se alumbró la placenta con una nueva contracción.
En fila india nos fuimos los tres, Maia, Agustín y yo, caminando hasta el cuarto, donde nuestra cama nos esperaba para otra noche juntos, abrigados por el tejido, ahora piel con piel.

Dedicado a las madres en camino.

Leila Heinzle.

__________________________________________

Les cuento brevemente cómo fue todo... después de 9hs de trabajo de parto y contracciones terminamos en cesárea porque Clara no bajaba y yo no dilataba. Y finalmente tenía doble vuelta de cordón, así que bienvenida la cesárea. Re bien todo gracias a Dios!




No tuve dolores y la gorda toma teta de 10! Pesó 3,400 y ahora ya está en 4,100... una lechona! Ya iré de visita así la conocen!!! Beso enorme a todas, realmente fue un placer haber vivido mi embarazo yendo a Tobi Natal y compartiendo este camino maravilloso junto a uds.



Aprendí MUCHO y estoy super agradecida! Mandale mis saludos a todas!!!!!!!!!!!!!



Les deseo un GRAN 2015! Besos!
__________________________________________

Fue el jueves 23. Después de 8,5 hs de trabajo de parto nació Emma en el Sanatorio Finoquietto.
Fue super lindo. Llegué a sanatorio con 7 de dilatación pero ella estaba muy abajo así que 1 hora y media más tarde ya la estaba pariendo.

Yo estaba entre cuclillas y 4 patas y después de unos cuantos pujos nació! Estoy feliz.
Fue muy emocionante y perfecto todo. Les quiero agradecer por todo el apoyo que me dieron durante todos estos meses y Vivi, gracias por hacerme tomar conciencia de la importancia del suelo pélvico. Hice mis deberes y no tuve ni un desgarro! Asi que mi recuperación está siendo óptima.

__________________________________________




Hola, divinas mujeres de Tobi!
Soy Rocio, estuve en mi Buenos Aires querido en Octubre y en Noviembre nos volvimos a Barcelona esperar y recibir a Felipe, nuestro primer bebe.
El embarazo fue divino, un sueño hecho realidad! Me dediqué a mi, todo ese tiempo para prepararme emocional y espiritualmente para la llegada de mi primer hijo. Y para despedirme de esa Ro que había sido hasta hoy y que pronto cambiaría de piel para ser la Mamá de Felipe, algo que habia esperado toda mi vida. Fue una bendición haber tenido ese tiempo y espacio para mi.
Felipe crecía con ganas y desde temprano aparentaba un bebe grandote. A las 34 semanas se dio vuelta y se pasó un poquito, quedando atravesado, de manera que si quedaba así, no tenía muchas chances de parto natural... Después de sesiones de yoga, Natación, pelota, acupuntura y todo lo que aprendí en la clase de Parto III (que por las fechas y por parir en Barcelona, fue el único que hicimos) Feli se dio vuelta y quedó cabeza para abajo. Pero a las 37 semanas, estaba cero encajado y nunca se encajó... Un bebe gordito, cabezón y mucho liquido, a las 40 semana todo seguía igual... Mis caderas aparentemente son estrechas y lo sentía cabecear abajo sin éxito... Lo mas probable era que no se encajara y que si lo hiciera, el paro fuera muy difícil... Mi abuela pasó exactamente lo mismo con su primer hijo, y terminó con muchas complicaciones y un aborto espontáneo posterior. Así que, dados los antecedentes nos aconsejaron programar la cesárea pasadas las 40 semanas.
El acompañamiento fue muy bueno y me contuvieron mucho, ayudándome a hacerme la idea, con lo tanto que deseaba un parto natural... Pero viendo que Felipe venia súper bien de peso, con excelentes signos vitales y no había posibilidades de que se encajara, fuimos para adelante, ilusionados con su inminente llegada!
Salió todo bárbaro y el 23 de Marzo a las 10:45hs nació Felipe, un día nublado en Barcelona, en la clinica Teknon, a los pies de la iglesia del Tibidabo. Toni, su Papá, lo vio salir y con su grito maravilloso supe que ya estaba: mi vida ya había cambiado para siempre... Me lo pusieron apenas unos segundos en la cara, nos sentimos y dimos la bienvenida. Cuando se lo llevaron, Toni hizo piel con piel hasta que me terminaron de coser y me lo trajeron de vuelta. Así, los 3, con la luz baja y a solas, con Feli prendido a mi teta, comenzamos esta aventura!
Un bebe sano, 3.820 kg, 51 cm y bellísimo, llenó nuestras vidas de amor, ilusión y felicidad! Mis padres viajaron para el nacimiento y se quedaron 1 mes! Así que los disfrute y ellos y Felipe se disfrutaron muchísimo! Si primer nieto... Tal es así que mi madre extendió su estadía y se queda con nosotros casi 2 meses mas! Disfrutado este momento único, irrepetible e inolvidable.
Yo ya a un mes estoy bárbara, Felipe crece gordito y morfón a pura teta, dándonos batalla a la noche y mimándonos tooooodo el día en brazos. Poca cunita, mucha cama de Mamá y Papá. No me guio más que con mi instinto y mi corazón me dice que contenerlo, confortarlo, mimarlo y tenerlo bien cerquita, junto con la teta, es lo mejor que puedo hacer por él.
Y así vamos haciendo camino al andar...
Queria contarles que fue de nosotros y agradecerles por esos maravilloso días que estuve en Buenos Aires disfrutando de mi embarazo en Tobi. Recuerdo con mucho cariño el tierno abrazo de despedida de Maria, conteniéndome en mi tristeza de dejar mi gente y mis raices para venirne a Barcelona. Cuanta empatia, cuanta paz... Y el sabio consejo de Viviana de darnos el tiempo y espacio para despedirnos de nosotros como pareja y juntos embarcarnos en esta bella locura de ser padres. Si el siguiente lo tengo en Buenos Aires, no tengo ninguna duda de que voy a volver a atravesarlo con uds.
Muchas, muchas gracias! Besos a todas!!!


__________________________________________


Hola! finalmente, luego de 4 meses de haber sido mamá, me tomo un rato para escribirles. Hace tiempo que vengo
pensando que no tengo que dejar de hacerlo, ya que transitar por los espacios de Tobi fueron un gran aporte.
Participé del espacio de yoga de los miércoles con Daniela y del espacio de esferodinamia con Lali, los dos me parecieron
maravillosos. Las clases de yoga me parecieron muy activas y de un excelente nivel, en ningún momento sentí que por estar
embarazada la clase tenía que ser más "light" como comúnmente se piensa. En el caso de esferodinamia me parecieron clases
muy divertidas, que hacían que mi cuerpo se mueva y se abra con la ayuda de las esferas y de la música. Las dos profes  me parecieron excelentes, muy respetuosas y atentas de cada cuerpo y momento.
Durante mi embarazo me tocó transitar también el fallecimiento de mi suegro, por lo que acercarme a cada clase y conectarme
de lleno con mi panza y con el momento que yo estaba viviendo ya era de por sí un alivio y una gran contención. Me sirvió para parar y escuchar mi cuerpo, estar entre otras mujeres que, como yo, estaban gestando vida.
En los espacios de reflexión que yo estuve sentí que quizás no había mucha participación, en ocasiones no había intercambio, de todos modos me parece interesante la propuesta.
También participé del taller vivencial con Viviana, me pareció maravilloso, un momento de conexión con la pareja y una posibilidad para el hombre de conectarse con el momento del parto. Ambos lo disfrutamos mucho.
A pesar de haber escuchado mucho acerca del parto humanizado y de cómo pararse ante ciertas prácticas médicas, siento que no pude escucharme respecto de lo que yo quería al momento del parto, pude preguntarle a mi obstetra cómo se manejaba en determinadas situaciones y si bien me respondió respetuosamente, sospeché que era más bien convencional su proceder... Mi parto terminó en cesárea porque la bebe "no bajaba", si bien hoy estoy feliz de tenerla entre nosotros y una sólo conoce la historia que efectivamente sucedió, sí creo que conocí en carne propia qué es lo que se entiende por violencia obstétrica. Llegué con 7 de dilatación y en dos horas manipularon mi cuerpo como si yo fuera efectivamente una "paciente" y no una mujer atravesando la experiencia vital más importante. 
No pude ir al encuentro de fin de año, pero mientras escribo estas lineas pienso que hubiera sido bueno compartir esta experiencia. Si bien la crianza y la vida con nuestra hija Jana viene siendo hermosa  y yo me siento feliz y llena de energía, supongo que resignificar el momento del nacimiento sería algo bueno. Hoy aprendo que de tener otro embarazo elegiría algo distinto, me animaría a pedir con más firmeza que se me respete. 
Les mando un abrazo, Nadia.

__________________________________________


El nacimiento de Ema

Amanecí el 6 de abril  tras una noche de sensaciones “incómodas” que se filtraban en mis sueños y me levantaban a cada hora. Con la panza dura, a las 11 de las mañana puede abrir los ojos, y en el baño descubrí la pérdida del tapón. ( menos escatológico de lo que su nombre siempre me sugirió )…Continué con esas sensaciones que enseguida entendí eran contracciones sin dolor. Solo panza dura. Mientras Daro preparó el desayuno yo comencé a tomar registro de la secuencia irregular. Cada 14, 2 , 5, 8 ,17 minutos…. Decidí quedar en casa haciendo labores que había postergado por otras prioridades: me quede en tetas al sol, mientras cocí y remendé algunas prendas añorando la vida de mi abuela rosa, pero conectada con ella, como pidiendo su bendición desde donde quiera que estuviera.

Hacia las 14,  a pesar de tener  “la panza alta”, se sumo una sensación de peso en el periné cada vez que permanecía de pie . Llame a Lara, la partera,  para contarle en que andaba y consultarle sugerencia: Quedar en casa, tomar un sertal y darme bañitos. Volver a llamar cuando alcanzara el ritmo de cada 5 minutos durante dos horas, advirtiéndome que hasta que eso ocurriera podían pasar talvez varios días. Tanto Daro como yo estábamos tranquilos disfrutando del hogar y la música, pero acordamos que el iría al trabajo (nuevo, de 15 a 23) como cualquier otro día, ya que su “licencia por paternidad” se reducía a solo dos días que no queríamos “malgastar”( que ley obsoleta!). y Entonces juntos repasamos los recursos que me acompañarían en las horas venideras: Una pelota de esferodinamia, una cuerda atada a un barral de ejercicios en el marco de una puerta, las pelotitas en la media, una almohadilla de calor. Las O. Y mi intuición.

En cuanto Daro se fue  Comencé a sentir una especie de atontamiento como narcótico. Como si hubiera fumado marihuana. Me entregue a ese relax cerebral aceptando  que esa sensación era adecuada. Que “todo lo que viniera estaba bien así como llegara”. Silencie los teléfonos y me prepare un baño de inmersión con velitas, espuma y musiquita. Las contracciones se aflojaban bastante sumergidas en  ese aguita. Empecé a emitir las O como una manera de entrar en contacto con Ema y el útero. y entre contracción y contracción le hable. Le explique que estaríamos unos ratos a solas y que yo tenía toda la intensión de ayudarla a  nacer. Que algo estaba por cambiar definitivamente para ambas  y que sería positivo.

Que contaba conmigo para siempre. Y que ahora íbamos a hacer esto juntas.
Pude ver claramente dos puertas. Una que me conducía al imaginario de los miedos universales , los íntimos y biográficos, y otra que conducía salvajemente a la incertidumbre y el  presente. Me invite amorosamente a optar por esa, aunque la otra apareció en algunas ocasiones durante el trabajo para tentarme. Entonces tener presente que esto “no se trataba de mi parto” sino del nacimiento de Ema, me ayudo a volver “a la monita que sabe”.

A las las 19 las contracciones cada 5 minutos cumplieron dos horas. Las atravesé con las o y movimiento: sentada en la pelota, moví las caderas de manera circular y asimétrica. Bailé movilizando la cadera. Presione el sacro contra las pelotitas de tenis en la pared. Me colgué a en la cuerda acuclillada. Todo lo que hacía buscaba aflojar el sacro y mover la cadera como si “estuviera desmoldando un budín de su fuente”, para guiar hacia el canal a Ema.  Estas contracciones se sentían como un cólico menstrual durante su minuto de duración. Cada tanto venía algo  que llame “replica” que era una contracción casi sin dolor, y de tan solo 25 segundos dentro del secuencia de los 5 minutos.
Volví a comunicarme con Lara que me indico mas baño de inmersión y mas sertal. Y reiterar el llamado  a las 21. Cada Tanto  le enviaba un mensaje a Daro contándole en que andaba. Nos dimos ánimo mutuamente.

Hacia las 21, las contracciones molestaban un poco más, lo suficiente como para hacerse sentir en el agua tibia, e  irrumpir con las o durante la conversación telefónica con la Lara,  quien llego a la conclusión que estábamos “en trabajo de parto” y que si yo quería llegar a la clínica con buena dilatación dependía de cuánto tiempo transitara así  en casa. . Pero que le podía ir pidiendo a Daro que retornase al hogar. Y  Que el momento de ir a la clínica dependería de mi dolor, de la ansiedad de él, y del ritmo de las contracciones. (desde las 5 tenían la misma frecuencia: una contracción débil y corta cada 2 minutos, y una fuerte cada 3, es decir mis contracciones de cada 5 minutos nunca fueron exclusivamente así “cada 5 minutos”. ) Me comuniqué con Daro quien me apoyó con las o del otro lado del tubo y percibió que la situación había progresado desde su ida.  Le pedí que no se apurara en regresar, que quería descansar y estar tranquila mientras esperaba su llegada en horario habitual. Por supuesto que no conseguí dormir, ya que las contracciones se pusieron más imperativas. Era quietud total cada vez que venía una. Incapacidad de moverme durante. Pero todos los dolores o incomodidades no me resultaban “tanto”. Y no Sentía ansiedad, supongo porque estaba sola con Ema y percibía minuto a minuto anclada en el presente. Cuando el dolor me tensaba, pensaba “duele….pero…Se puede atravesar?”  Saber que yo había optado por esta intimidad conmigo misma, con Ema y con el aspecto más primitivo de mi constitución me daba ánimos, bríos  y tranquilidad. Me acorde de las mujeres de antes, de las campesinas, de mis ancestras y de las vuestras.

Entonces comencé a utilizar nuevos recursos. Ahora estos que fueron apareciendo, no formaban parte de mi propio protocolo de sugerencias, si no que los fui creando sobre la marcha. Y  los elegí con el cuerpo . Tanto que llegue a estar casi boca abajo en la cama porque necesitaba sentir una leve presión en la panza, por ejemplo. Algo impensado. Pero a todo lo que me pedía el cuerpo le confié como si fuera una mujer que sabe, capaz de fundar un pueblo! Me fui quedando sin fuerza para sonar las o. Conocí una voz mía que nunca había escuchado, un tono muscular que no había sentido (músculos laxos, un constante vibrar de las extremidades), pero una manera de estar totalmente amable y nueva.  Para cuando llego Daro, a las 23 30 yo tenía mucha necesidad de compenetración con él.  Entró a casa  emitiendo sus o grabes, despabiladas y presentes. El tomo la posta de continuar el control de contracciones. Probé nuevamente con un baño de inmersión, pero este último me resulto molesto. No encontraba una posición adecuada para atravesarlas. Continuamos juntos, con sus o, las mías “agonizaban” de agotamiento. Todo lo que restó, lo hice sentada en la pelota de esferodinamia y colgada de él, que me sostenía con un amor refundado y potente.
Hacia la 1 y 30 am, ya del 7 ,  avisamos a Lara que había llegado nuestro momento de ir  a la clínica. La verdad es que  tenia la sensación de estar haciendo un esfuerzo mental por permanecer en casa, especulando con una super dilatación que no sabía si había obtenido o no. En cuanto le pregunte a mi cuerpo que proponía, me di cuenta que acostumbrada a la pelota me seria trabajoso viajar sentada en taxi si esperábamos más. Algo me dijo que fuéramos, todo mi cuerpo temblaba exahusto, pero yo me sentía entera y entonces mi deseo fue grande.

Subimos al taxi:” Buenas noche señor…estamos en trabajo de parto, pero esto no es como en las películas, no hay que correr, por favor evite frenadas fuertes, baches y cunetas,
conduzca muy lento y con tranquilidad y no se inquiete que cada 2 minutos ambos cantaremos la letra o”… Entre contracción y contracción tuvimos oportunidad de charlar con  el taxista Hugo y enterarnos de que esta era su primera experiencia de chofer de trabajo de parto. Le sugerimos que venda su servicio también a otros. Fue un óptimo jugador más del partido,  ese rato que duró 10 minutos.

Llegamos a la clínica suizo argentina, como yo lo llamo, “el emprorio del bébe”, Con la pelota y una decisión exultante. Al unísono llego Lara . Montados en el ascensor que habla, viaje hasta el tercer piso sentada en la pelota, Lara bufaba porque yo la lleve de prepo a pesar de su advertencia. Me sentía tan empoderada, que estaba segura que nadie se iba a atrever a separarme de la ella . (yo temía no haber alcanzado una dilatación suficiente y  sería mi recurso para alcanzarla en sala de preparto).
Mientras Daro comenzó con los trámites de internación, yo me fui con Lara a una salita en la que me reviso. Tras hacer pis, (las ganas de hacer pis y caca me habían acompañado durante todo el día), Me colocó el monitoreo. El corazón de la bebe latía como de costumbre. Luego , el primer tacto del embarazo. “Bueno”- dijo Lara, modificada, suavizada- :“eso que estoy tocando es la bolsa asomada. Estamos con 9/10 de dilatación” “Estamos para pujar”…. “directo a la sala de parto lu”. Tuve que decidir en menos de un minuto si Peridural si o no. Sentía que tenía margen para atravesar dolor, que mi umbral era muchísimo mas alto de lo que yo misma creía, pero no sabía cuánto tiempo más debería trabajar. Acepte su ofrecimiento de que fuera leve así podía tener control de mis piernas. Salí de esa sala con una sensación triunfal! Apenas se lo comunique a Daro, su mirada estallo de alegría y orgullo. Lo vivimos como un logro. Y la pelota…a lamarchanta!

En una salita minúscula me saque la ropa y Mientras la colocaba en una bolsa y me vestía con una indumentaria ridícula y esterilizada, fui tomando conciencia de que Ema estaba por asomar a este mundo.  Ya en la sala de parto sentada en la camilla, mientras esperábamos al anestesista, comenzaron las contracciones “duras”.  A esas las llame las contracciones punk.  Tuve una muestra de dos hasta que la peridural hizo su efecto. Debo reconocer que el procedimiento de la peridural no me gusto para nada. Me incomodó, y sentí un fluir muy artificial y doloroso en mi espalda.

Me Tomaron muchas muestras de sangre porque decidimos donar el cordón de Ema al hospital Garaham. Me recostaron en la camilla, me sugirieron una posición y que pujara con cada contracción. y cuando ya me estaba inquietando por la tardanza de Daro, el ingresó  también con su  “outfit” ridículo, para no retirarse más de al lado mío.
La camilla me resultó incomoda en varias oportunidades y el obstetra que llego a la media hora, fue complaciente conmigo, la corregimos repetidas veces. Ema Estaba en una posición complicada, montada sobre el pubis…no encontraba la entrada al canal de parto y no quería girar su cabecita. Tuve que ayudarla a puro pujo. Pero no pude realizar los pujos eutónicos. No lograba la fuerza que me pedían. Intente soltando, riendo ,manteniendo firme el diafragma, prologando coxis….pero nada….terminé haciendo la fuerza que me guiaba la partera. La de contener el aire. La del pequeño desgarro. Durante los casi 50 minutos que estuve allí, adopte diversas posiciones, Rompí bolsa en medio de un pujo, una sensación tibia y placentera! , le di ánimos a Ema y hablé con ella, me acuclillé infructuosamente en la camilla,  recibí las palabras justas y el amor devocional de Daro, me reí con el obstetra y la partera, recibí oxitocina para reavivar las  contracciones que la anestesia había debilitado, me sentí adormecer de agotamiento, el obstetra me empujo la panza hacia el final…..y tras 22 pujos y una hora de trabajo tenaz en equipo….Ema atravesó ese espacio, con la cabeza p´alante, como una torita. Martes 7 de Abril 2015, 4 am.

Allí estaba nuestra hija, pude ver sus ojos espiando la vida nueva e inhalé profundamente su aliento que se me tatuó por siempre en el cerebro. Bienvenida al mundo Ema le dijimos casi al unísono entre llantos como bendiciéndole el camino! Vi nacer a Daro papá. Le vi nacer una cara nueva, un aterrizar sobre el alma reestrenada.  Es que nacimos los tres. Nació Ema, nació Daro papá, nací yo mamá…. nuestra familia nació.  Aun hoy sigo emocionada y llorando de gratitud, felicidad y belleza. Nos estamos bienamando y nutriendo.
Gracias queridos todos por la experiencia compartida. Felices caminos para todos!!!

Cariños : lu , Daro y Ema


Pd: la lactancia….de puta madre!!! Un éxito total. . Mi tip: desde que nació Ema estuve en tetas casi una semana. Opte por Recibír muy pocas visitas en la clínica.  Consulte cada vez que lo necesite a la puericultora Eso hizo que casi no se lastimaran mis pezones. Para mí esa ha sido la clave!



__________________________________________

El nacimiento de Camilo 

Sin duda siento que los espacios me ayudaron mucho a transitar el embarazo cómoda y más flexible.
Tuve un parto muy bueno por suerte. Rompí bolsa sin tener contracciones y a la hora ya me encontraba en el sanatorio, tuve una hora de pre parto ya con contracciones fuertes y entre en sala de parto para tenerlo a Camilo una hora luego, en total 3 hs desde que rompí bolsa. Estuve tranquila durante todo el proceso, por suerte!
Camilo nació el 2 de marzo a las 19.30 y pesó 3,390 kilos.



__________________________________________




No hay comentarios:

Publicar un comentario